François Cevert – de Príncipe al Rey que no fué…

cevert

Por: @edgargomezgodoy

Francia hasta la llegada de Alain Prost, tuvo a muchos representantes en la máxima categoría, Maurice Trintignant fue el primer galo en triunfar en un Gran Premio de Fórmula 1, o el infortunado Jo Schlesser sin embargo resalta entre todos un personaje que roza la leyenda, una leyenda cargada de rebeldía, pasión y fatalidad.

En París, el 25 de febrero de 1944, en el seno de una familia acomodada (de origen judío) en la Francia ocupada, nace Albert François Goldenberg Cevert.

Se había iniciado en competencias amateur de karts a la par que practicaba el piano, se formaba como bachiller en contabilidad e iniciaba el servicio militar.

Cevert

Dada la renuencia de su padre de aceptar al automovilismo como una actividad para François, éste tuvo que trabajar para costearse el curso en la escuela de pilotaje de Magny Cours, recibiendo por entonces el único apoyo de su hermana, quien era novia de Jean Pierre Beltoise, con quien llegaría a competir posteriormente.

cevert3

Su primera participación oficial en el automovilismo se da en Magny Cours en 1966 ganando una competencia de promoción de talentos organizada por la Shell, en la que participaba junto a Patrick Depailler entre otras promesas.

Gracias a ello participa con un Alpine F-3 en la categoría homónima durante la temporada 1967.

En 1968 a mediados de temporada obtendría un Tecno con al que lograría exprimir el máximo rendimiento y demostrar su talento y potencial derrotando a base de victorias a Jean Pierre Jabouille para ganar su primer título.

1969 seria su año como piloto oficial de Tecno en la F2, obteniendo resultados satisfactorios para el equipo, resaltando nítidamente la victoria en Reims por delante de Piers Courage, Pedro Rodríguez y el mismísimo Jackie Stewart.

En 1970 debutaría en la máxima categoría, de la mano de Ken Tyrrell, ELF y un abandono forzoso por parte de Johnny Servoz-Gavin, pilotando el modesto March 701 e iniciando una de las parejas más recordadas en la historia de la F1 junto a Jackie Stewart, por entonces Campeón de 1969.

Cevert

Entre sus logros de ese año figuran participaciones en el campeonato de resistencia para el Equipe Matra, formando pareja con Jack Brabham en las 24 horas de Daytona y ganando los 1000 Km de París.

Cevert

En 1971 logró trascender en la F1 gracias a sus excelentes resultados por detrás de los primeros puestos de Stewart en Le Castellet y Nürburgring. Obteniendo al final de la temporada su primera victoria en Watkins Glen. Siendo la primera victoria de un francés desde 1958, con Trintignant.

Cevert

1972 resultó un año poco productivo para el parisino obteniendo apenas un 6º puesto en la general.

Cevert

En 1973 las cosas tendían a cambiar para mejor: seis 2º, un 3º, un 4º y dos 5º puestos lo perfilaban en franco ascenso al volante de los Tyrrell 005 y 006 que se destacaban por su particular indocilidad, cosa que terminaría por incidir en su fatal desenlace.

Jackie Stewart le recomendaba tomar “the esses” en 5ª marcha, a bajas revoluciones para evitar que el coche se sacudiera, sin embargo se presume que al momento del accidente François había tomado el citado tramo en 4ª marcha y pisado los bordes de la pìsta.

Cevert

A las 11:53 del 6 de octubre de 1973, Albert Francois Cevert pasaba la 90º rumbo a “the esses” y a la eternidad.

La angustia posterior se apoderó en un principio de John Surtees, quien ante las comentarios de los testigos de “un coche azul accidentado” temió por Jose Carlos Pace, sin embargo al confirmarse que el protagonista fue el Tyrrell Nº 6 terminó por devastar a Ken Tyrrell, Jean Pierre Beltoise y todo el paddock.

El Team Tyrrell no incribió a sus coches al Gran Premio en señal de duelo, y con ello se ponía un punto final a la carrera de John Young Stewart habiendo conquistado en la temporada 1973 su tercer campeonato del mundo.

Cevert

“El Tio Ken” ya no volvió a ser el mismo, Cevert era su apuesta y la de Francia para la temporada 1974.

Es recordado por Stewart, a quien solía llamar “maestro”, y por todo el paddock como un galán a quien no se lo podía subestimar en la pista

Cevert

Fatalidad…

Con sólo 29 años parecía cumplir su destino, aquel destino que le había vaticinado una adivina a su ex-novia Anne “Nanou” Van Malderen muchos años antes.

“La adivina sólo te miraba fijamente a los ojos durante un largo rato y examinaba una foto y luego escribía algo imposible de descifrar. Aunque estaba atendiendo otros asuntos con mi madre, la mujer de pronto me miró fijamente y exclamó: “Debo hablar contigo”. Sorprendida crucé la habitación y cuando estuve frente a ella me dijo: “Tu matrimonio no durará… conocerás a un hombre que dejará una profunda huella en tu vida, serás feliz… puedo ver sus ojos azules… puedo ver el mar… lo conocerás cerca del mar”. “En 1964 conocí a François en Saint Tropez”.

“Dos años más tarde, cuando François iba a presentarse en el concurso Shell, fui nuevamente a ver a la adivina. No le dije nada sobre él, solo le mostré su fotografía…”, “ya lo has conocido –dijo- es extraño, su imagen se me aparece confusa y entremezclada con algo, una máquina, tiene ruedas pero no tiene cuerpo… qué puede ser?”. “Es un auto de carreras”-respondí. La mujer siguió diciendo: “Asistirá a un examen o algo parecido y lo ganará. Veo una exitosa carrera… pero no podrás retenerlo porque su éxito los separará… este hombre no cumplirá los 30 años”. “El calendario marcaba el 29 de junio de 1966”.

“Cuando le comenté todo a François me dijo que mi vidente estaba loca y que él mismo iría a verla. Y efectivamente la visitó en septiembre. Cuando regresó me preguntó si yo acaso había telefoneado a la mujer. Le contesté que no, que para qué iba a hacerlo y por qué me lo preguntaba… me contestó que le había dado las mismas predicciones que a mí”. “Y dice que no llegaré a los 30 –me dijo François- Qué me importa si para entonces ya seré campeón del mundo. Moriré con toda mi fama… que muerte más gloriosa!”

Años después, “Nanou” volvió a visitar a la vidente. Pero esta vez llevó una foto de François tomada cuando era muy niño, imposible de reconocer. La mujer la examinó largo rato en absoluto silencio. Después levantó la vista y sólo dijo… “Está muerto”.

“Uno debe elegir, dirigir su vida, disfrutando y haciendo algo que puede llegar a matarlo, o hacer otra cosa que lo aburra… Yo no estoy dispuesto a aburrirme”. Declaraba Cevert tiempo antes. Sería el último Gran Premio para el aprendiz y su maestro. Stewart ya había decidido su retiro, mientras Cevert esperaba ser campeón y retirarse para vivir en Estados Unidos dedicándose a la viticultura. Para Stewart el accidente se debió a una apreciación diferente de Cevert para enfrentar la fatídica “S”, aún así todo parecía haber estado escrito para que sucediera de aquella manera.

Cevert

Texto con datos y extractos de L’Equipe y Revista Estadio, Sport-Auto y Archivo Museo F-1 GP.

Anuncios

Un comentario sobre “François Cevert – de Príncipe al Rey que no fué…

  1. Que gran imagen!! Sir Jackie Stewart, al otro extremo Francois Cevert y en medio de ellos un autentico grande la F1.. Sir Ken Tyrrel “El Leñador” el jefes y dueño de team que con sus propias manos llevaba las llantas y los implementos del team, todo un ejemplo de humildad y grandeza, tiempos de oro de los hermosos coches azul cobalto de la Elf Tyrrel, un escuderia que ciertamente quedo en el corazón de los aficionados, los felicito por habernos traido este enlace de Cevert, un piloto que se nos fue temprano y que pudo haber llegado a campeon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s