WRC: Ogier gana y doblete de Volkswagen

Por: @CesarS987

Dyfnant-2 (21.34 km) era la especial que abría la jornada y lo hacía con un nuevo triunfo parcial de Sébastien Ogier. El galo aventajaba en 4 décimas a un Mads Ostberg que cumplía su promesa de ataque a ultranza y superaba por 2 décimas a Latvala, 1.9 a Neuville y, más importante, 8.5 a Mikkelsen, al que adelantaba en la general por 1.2 segundos, situándose cuarto. Su siguiente objetivo declarado era Neuville, cuarto en esta especial, aunque para eso tendría que tomar muchos riesgos, ya que debía quitarle 25.4 segundos en 31 km. Tal vez mucha tela…

En los 14.12 km del siguiente asalto contra el crono, Penllyn, se vería hasta qué punto sería capaz el noruego de meter presión a su compañero en M-Sport Ford, porque el resto de los tramos del día eran especiales cortas, ninguna de longitud superior a 7.5 km… Y lo cierto es que Ostberg se tiraba a muerte para seguir limando segundos a Neuville y, al tiempo, protegerse de Mikkelsen, ganando la especial por 7 décimas al noruego de VW y por 1.6 segundos a Latvala. Novikov, Ogier y Neuville se situaban a continuación, cediendo el belga otros 6.2 segundos tras salirse ligeramente, lo que hacía que Ostberg se quedara a 19.2 segundos. Quedaban 16 km contra el crono repartidos en cuatro pequeñas especiales, pero no parecía que Osberg fuera a ser capaz de alcanzar su objetivo, a menos que Neuville siguiera cometiendo errores… Sordo, por último continuaba con su plan de terminar la carrera sin sobresaltos y marcaba un crono a 5.6 del belga.

Pero en el siguiente tramo (Clocaenog-2, 7.52 km), el Power Stage, Neuville daba un golpe de autoridad y se hacía con el scratch, encabezando un triplete de Ford M-Sport en el que Novikov y Ostberg se situaban a continuación, empatados a medio segundo del belga. Ogier era cuarto, a 1.1 segundos y Latvala, resignado a su suerte, firmaba el quinto mejor tiempo, tras calar el motor del Polo WRC en un cruce y perder 7.6 segundos respecto al scratch. Sordo, sexto, terminaba a 8.2 de Neuville, mientras Mikkelsen.

Ello dejaba las intenciones de Ostberg bien calmadas y ni en las dos pasadas por el corto Kinmel Park (2,18 km) ni en el pintoresco tramo de asfalto que cerraba la carrera (Great Orme, de 4.58 km), las cosas cambiaban en nada, lo que hacía que Sébastien Ogier cerrara la temporada 2013 a lo grande, inscribiendo su nombre en el palmarés del Rallye de Gales y con su novena victoria absoluta. Volkswagen hacía lo propio en el apartado de Constructores y un nuevo doblete no hacía más que ilustrar el aplastante dominio exhibido este año. Latvala y Neuville completaban el podio de este último rallye del año, despidiéndose así este último de M-Sport Ford antes de continuar su singladura en el WRC de la mano de Hyundai.

Por su parte, Dani Sordo firmaba la séptima posición en el último rallye de la temporada, una carrera tremendamente dura para el equipo Citroën en la que perdían a Mikko Hirvonen y Robert Kubica a raíz de sendos accidentes. Ello, además de partir con 5’ de penalización en el caso de Sordo, por desplazar a Gales un coche que no estaba “nominado” entre los 8 chasis como máximo que el equipo podía utilizar este año. Con ese panorama y sin un test previo, Sordo no podía soñar con un gran resultado en una carrera en la que el DS3 WRC tampoco se había mostrado especialmente competitivo en manos de Sébastien Loeb ni en 2011 ni en 2012, cuando era batido por Latvala con el Ford Fiesta WRC. Así, el español conseguía remontar el puesto 54º que ocupaba tras el primer tramo hasta el 7º final, cumpliendo la misión de llevar, al menos, un coche a la meta. Y, además, intacto.

Se abre ahora un periodo de mercado invernal en el que deberá quedar despejado si Mikko Hirvonen finalmente ficha con M-Sport y también cuál es el futuro definitivo de Dani Sordo, entre otras cosas.

La temporada se despide hasta el Rallye de Montecarlo, con el que se iniciará el WRC 2014.

Fuente: Autopista_es (@fernandoalbes)/Imagen: bestofrallylive.com

Anuncios