Michael Schumacher: genio controvertido (primera parte)

Hay nombres que a cualquier neófito o desentendido del automovilismo le vienen a la cabeza cuando les hacemos mención de la Formula 1. El primero de ellos es indiscutiblemente uno de origen germano, con pronunciación variada, pero igualmente inconfundible: MICHAEL SCHUMACHER.

1

Nacido un 3 de enero de 1969 en Hürt Hermülheim (jiirt jermiiljaim. No se preocupen, también practiqué bastante la pronunciación).

Campeón alemán de Karts a los 15 años, en una época en la que la principal figura alemana en los circuitos internacionales era, el a la postre malogrado, Stefan Bellof.

Formula Ford, Mainz-Finthen, 1988. Michael Schumaker #52 begins his climb to becoming a 3-time F1 world champion driving the FF1600 series. CD#motorsport7-7.
Formula Ford, Mainz-Finthen, 1988.
Michael Schumaker #52 begins his climb to becoming a 3-time F1 world champion driving the FF1600 series.
CD#motorsport7-7.

Hizo escalas en la fórmula Ford 1600 y la fórmula 3, en la cual logró una victoria en el emblemático Gran Premio de Macao, en 1989.

En esos tiempos se halla enfrascado en situaciones propias de la competencia con un tal Mika Hakkinen, con quien una década más tarde nos daría una inolvidable etapa de la máxima categoría.

3

En 1991 había probado el endurance, compartiendo con Karl Wendlinger el volante del recordado Sauber Mercedes C9, alcanzando un quinto puesto en las 24 horas de Le Mans de esa temporada.

4

Su debut en la Formula 1 se dio gracias a una curiosa circunstancia: el por entonces novel equipo Jordan había quedado con una vacancia por una razón extradeportiva: el belga Bertrand Gachot, tras un altercado con un taxista en Londres, se hallaba con un proceso legal encima, que lo imposibilitaba competir.

1991 Era el último año de dominio de McLaren Honda, logro imputable en mayor medida al talento de Ayrton Senna que al desempeño del coche en sí, aquel McLaren MP4/6, el cual ya empezaba a adolecer la evolución de la bestia creada por Adrian Newey y Patrick Head: el Williams FW14 con motor Renault, de avanzada electrónica aplicada a la performance de las suspensiones, mientras que Alain Prost padecía a su Ferrari 643, y a la inoperancia del equipo, hecho del cual derivaría su despido y decisión de tomarse aquel “año sabático” en 1992

5

El camino estaba hecho. La fatalidad toca a la puerta de la mano de Eddie Jordan. Su debut se daría el 25 de agosto de 1991 en el marco del GP de Bélgica a los mandos de aquel bello Jordan 191 con motor Ford Cosworth: obtenía un sorprendente 7º puesto en clasificación, sin embargo abandonaba a causa de problemas en el embrague.

6

Benetton paró las orejas en el joven alemán y lo ficho para el siguiente Gran Premio, en Italia, al volante del B191 de la escuadra italiana. El resultado en clasificación es calcado, otro 7º puesto, pero el coche se comporta correctamente y permite al germano obtener sus primeros puntos con un 5 puesto. Schumacher se asegura finalizar la temporada 14º en un coche y equipo bastante prometedores.

7

Para 1992 Michael se halla hambriento de victoria y sus resultados así lo demuestrarían. dentro del apabullante dominio del León Inglés (Nigel Mansell) y su Williams FW14B Renault, dentro de aquel monólogo de “Red Five” y Riccardo Patrese, se pudo aun apreciar a Senna dominando al impetuoso británico en las calles de Mónaco para una victoria de antología (el brasileño había manifestado en una oportunidad sentir miedo del estilo conductivo de Mansell). Sin embargo, Nigel se llevó el campeonato al bolsillo con 5 fechas de antelación.

En ese escenario, Schumacher cosechó 7 podios, además de una fantástica victoria en el gran premio que hizo a su debut un año antes; Bélgica, finalizando 3º en el mundial de pilotos, solo por detrás de los pilotos de Williams y por delante del campeón de la temporada anterior. Se asomaba un nuevo protagonista a los consagrados Ayrton Senna, Nigel Mansell y el latente Alain Prost.

8

1993 Es otro año de dominio de los Williams Renault, esta vez con dos pilotos distintos: Mansell había ido a correr al CART, luego de la clásica negativa de Frank Williams a aumentar el salario del campeón, a la vez que el veterano Patrese partía rumbo a Benetton, llegaban para reemplazarlos un descansado Alain Prost y el novel aunque no tan joven Damon Hill. El FW15 de Newey y Head seguía siendo el coche a batir, insuperable en manos del francés, que haría de aquella temporada otro monólogo para los de Grove, con matices de genialidad de Ayrton Senna (Donington y Adelaide) y su decaído McLaren MP4/7 con motores Ford. Esa temporada para el joven teutón puede resumirse en una frase: “cuando puntuó, subió al podio”

De 16 fechas, 9 podios, incluida una victoria en el GP de Portugal, y 7 abandonos.

9

Empieza su cuarta temporada en el polémico B194 proyectado y desarrollado por Rory Byrne y Ross Brawn, con un maquiavélico Flavio Briatore como director deportivo. Prost estaba retirado oficialmente. Senna, único en activo de aquel cuarteto conformado por Alain Prost, Nelson Piquet y Nigel Mansell, que se habían quedado con el titulo de las 10 últimas temporadas, deleitando a la afición por más de 15 años dejando episodios anecdóticos, Senna había dejado McLaren para seguir cosechando mieles con el FW16. La historia resultaría muy distinta a las pretensiones del paulista: las ayudas electrónicas habían sido eliminadas del coche, a Senna le tocaba bailar con la más fea, dos abandonos en Aida e Interlagos dejaban preocupación en el brasileño y su equipo. En la tercera fecha, el Gran Premio de San Marino se apagaría la vida de una de las más grandes figuras del deporte, mientras lideraba la prueba en su séptima vuelta, perseguido justamente por Michael Schumacher y su efectivo B194, su coche pierde la dirección en la entrada a Tamburello, el impacto da inicio a la más triste secuencia de escenas que se hayan podido vivir en la historia del deporte, dejaba huérfana a toda la afición, un vacio imposible de llenar. Se iba el último gran campeón de la época dorada de la Formula 1.

10

En lo que concernía a Schumi, iniciaba con una aplastante performance al inicio de la temporada: 4 victorias y un segundo puesto, una posterior descalificación y un rendimiento ascendente de Damon Hill, en un intento por llenar el vacío que dejó su team mate luego del infortunado GP de San Marino, hicieron a la sazón de la controversial consagración de “Schumi” en el Gran Premio de Australia, en el cual se valió del abandono provocado a Hill, con lo cual se aseguraba el titulo por un punto.

11

El primer campeón Alemán de Grand Prix desde Rudolf Caracciola. El que supo concretar las pretensiones de los malogrados Von Trips y Bellof.

12

1995 Se presentaba como un año de desafíos como campeón defensor, había un nuevo motorista en Benetton (Renault) y un nuevo team mate, era Michael Schumacher el único referente con posibilidades (Nigel Mansell se retiraría decepcionado de sus resultados luego de 4 carreras al mando de los McLaren MP4/10 con motor Mercedes), nuevas figuras y una relación cada vez más deteriorada con Hill, quien sería su acechador nuevamente en esta temporada.

13

La respuesta del alemán seria contundente: 9 victorias de 17 posibles, más dos podios, para lograr 102 puntos contra 69 de Hill, por si quedaban dudas sobre sus capacidades.

14

La Scuderia Ferrari, que llevaba hasta ese entonces 15 años sin conocer a un piloto campeón en sus bólidos “rosso corsa”, extendió al bicampeón una oferta que no podía rehusar: el desafío de devolver a la mítica escuadra italiana a lo más alto del podio, como lo hizo Jody Scheckter por última vez en 1979.

15

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s