GILLES VILLENEUVE: breve pero eterno

En el automovilismo, así como en tantas otras disciplinas, la gloria y el recuerdo son un privilegio reservado a campeones en el estricto sentido de la palabra, sin embargo, hay excepciones con quienes supieron dejar una huella en la historia, a base de situaciones que rozan lo épico, mas allá del lauro. Este es el caso de Joseph Gilles Henri Villeneuve.

1391807_455337147918613_1468753945_n

Por: @edgargomezgodoy

Joseph Gilles Henri Villeneuve nació 18 de enero 1950 a las 6 de la mañana en el hospital de Saint-Jean-sur-Richelieu, cerca de Chambly.

Desde muy joven se sintió atraído por las competencias de Grand Prix, que en aquel entonces, mediados la década  1960, se hallaba en su apogeo en el viejo continente, con escalas en Canadá, alternando sus citas en los circuitos Mosport y Mont Tremblant.

1525670_632948833431169_669613367_n

Para 1969, Villeneuve logra un contrato con Skiroule, en calidad de piloto-mecánico, lo cual le abría la posibilidad de competir en campeonatos regionales de motos de nieve . Es así como pasó dominando ese escenario, hasta lograr el campeonato mundial en la categoría.

Adaptó ese estilo de manejo en nieve, perfectamente al asfalto, pasando previamente por una academia de pilotos en Mont Tremblant. Para ese entonces contaba con 22 años, estaba casado y con dos hijos. Las carreras eran para el mas que un entretenimiento, era el medio para ganarse la vida y mantener a su familia.

1485077_637772786282107_107742883_n

Entre 1973 y 1974 compitió en la Formula Ford local, logrando el campeonato en Quebec, a la par del campeonato de motos de nieve. Vendiendo su casa rodante y buscando patrocinio, logra hacerse de dos chasis March para encarar la temporada de Formula Atlantic. Su falta de solvencia económica contrastaba con su desempeño en pista.

1973

1974-B

Para mediados de 1974, supo subir un escalón mas en su carrera de piloto de coches en asfalto, alcanzando la Formula Atlantic, la categoría máxima de monopostos en Canadá. En su primera temporada sufrió un accidente que le produjo una doble fractura en la pierna izquierda. Quedaba fuera por varias semanas. Su determinación fue tal que supo reintegrarse en el cockpit con la pierna enyesada, no sin antes demostrar que podía salir del habitáculo en menos de 60 segundos, como se lo había prometido a Johanne, Su esposa.

1974 post accidente

En 1975, había firmado con el “Ecurie Canada” con un par de chasis March y motores Ford nuevos, el medio de pago de los mismos era una cuestión secundaria, al menos a consideración de Villeneuve, quien había logrado estirar el patrocinio de Skiroule al equipo de Formula Atlantic. Si bien los recursos mecánicos no estaban a la altura de los ganadores, supo forzar sus condiciones y las circunstancias a su favor, que le sirvieron para obtener una fantástica victoria en el Gmili Motorsports Park con 15 segundos de ventaja sobre el segundo, un tal Bobby Rahal.

El Ecurie Canadá se perfilaba a obtener victorias en el campeonato norteamericano, sin embargo el apoyo económico de Skiroule se iba acabando, forzando a Gilles a desistir de competir. Sin embargo se las arregla para obtener el dinero suficiente de parte de John Lane, un joven de familia acomodada que habia obtenido ganancias invirtiendo en la bolsa de valores. Era el carácter de Villeneuve, su honestidad al mostrarse mínimamente en relación a sus resultados el que terminaba por convencer a sus sponsors.

St. Jovite (Circuito di Mont-Tremblant) - Pronto per la partenza.

Llega con el Ecurie Canadá a la siguiente prueba, en  St Jovite, donde logra una victoria que lo afianza como protagonista, sin embargo Skiroule se declara en bancarrota y el equipo, en lugar de dirigirse hacia Halifax, para la próxima carrera, vuelve a casa. Villeneuve nuevamente estaba sin medios para correr.

“Explicó la situación a un amigo que trabajaba para un hombre de negocios en Montreal en el ámbito de la publicidad y la promoción. Su nombre era Gaston Parent, en ese momento un hombre de 53 años de edad, cerca de jubilarse y sin intención de apoyar a un piloto joven, pero cuando se enteró de la historia de Villeneuve, acerca de lo especial que era y cuánto talento que había que decidió reunirse con él, tal vez sólo como gesto de cortesía. Junto con al amigo en común, Gilles se sentó delante del hombre que, mientras se tocaba la barba, escuchó a los detalles de la temporada y los asuntos financieros. Gilles estaba seguro de poder ganar fácilmente el campeonato canadiense y no sólo eso, estaba seguro de que podía ganar el título de América del Norte y la carrera en Trois-Rivieres. Nada podría detenerle … si tuviese los 5 mil dólares que en ese momento necesitaba.

Parent sabía medir el carácter de un hombre y sin embargo fue golpeado por la absoluta honestidad de un chico que parecía tímido y decidido, al mismo tiempo, vio a un chico lleno de esperanza y de fe en sus propias posibilidades. Parent se sintió atraído por la situación y siguió su propio instinto; 45 minutos más tarde, después de un par de llamadas, el dinero necesario fue transferido a la cuenta del equipo. Gilles estaba eufórico y exclamó: “!? Wow Mire, ahora usted es el patrocinador, ¿cómo le gustaría que el coche se vea?

Atlantic Motorsport Park (CDN).

Como Gaston Parent no tenía nada que publicitar, sugirió que el coche podría ser pintado en blanco, con un lirio azul como el símbolo de Québec.

Villeneuve logra la victoria en Halifax, a 16 segundos del su primer perseguidor, obteniendo el campeonato canadiense de Formula Atlantic de 1976 cumpliendo a cabalidad lo prometido, esto dio nacimiento a una relación casi paternal con su nuevo patrocinador. La Siguiente carrera era la mas emblemática de la categoría, en Trois Rivieres, con la presencia de algunos pilotos de Formula uno, entre ellos James Hunt, quien sería team mate de Villeneuve.

1486687_628783277181058_2039062415_n

Gilles dominó la carrera de punta a punta, haciendo gala del powerslide que  Ronnie Peterson tenia acostumbrado a todos en Europa, el resultado emocionó a la afición y a los organizadores. James Hunt quedó impresionado con el estilo conductivo de Villeneuve y lo recomendó con Teddy Mayer, en ese entonces jefe del equipo McLaren, con quien se reunió durante la celebración del Gran Premio de los Estados Unidos, de dicho encuentro resultó una oferta: Un coche de McLaren para el G.P. de Inglaterra de 1977.

1525068_10202762421810597_1891637985_n

A partir de ahí empieza a escribirse la historia para una autentica leyenda de la Formula 1: con un McLaren M23, con 4 años de obsolescencia, obtiene un 9º puesto en clasificación y acabando 11º en carrera, nada mal para un novato en un coche poco competitivo. Este resultado no fue suficiente para que Mayer lo incorpore a su equipo, sin embargo en Maranello estaban padeciendo el mal genio de Niki Lauda, quien tenía los días contados en la escudería, Enzo Ferrari supo ver el el pequeño canadiense a un sucesor del legendario Tazio Nuvolari, y aprovechó la situación para ficharlo.

Su debut para la casa del Cavallino Rampante se daría en el Gran Premio de Canadá de 1977, ya sustituyendo a Niki Lauda, quien ya se había consagrado campeón para ese entonces y se marchaba hacia Brabham, era la primera de 67 carreras con Ferrari. No acabaría la temporada sin polémica. En el G.P. de Japón, seria protagonista de un terrible accidente que se cobraría la vida de dos espectadores. a causa de ello, el país del sol naciente se retiraba del calendario y no volvería hasta 1987.

mosport 77 2

1978, los Wingcar se roban el protagonismo, los Lotus 78 y 79 a los mandos de Mario Andretti y Ronnie Peterson (quien moriría luego de un accidente en la largada del G.P. de Italia de ese año) y Jean Pierre Jarier, y los Brabham BT46 en su variante B, que sería descalificado luego de ganar el G.P. de Suecia. Villeneuve lleva constantemente al coche mas allá de sus limites, lo cual lo deja a la postre en un 9º puesto en el campeonato al mando del Ferrari 312T3, con el cual logra su primera victoria en el G.P. de Canadá en el novel circuito de Montreal. Mientras Carlos Reutemann, quien se caracterizaba por ser bastante metódico y especulativo, se llevaba 4 victorias, colocándose 3º en la tabla. Enzo Ferrari mantenía puesta la confianza en Gilles, comprendiendo su estilo conductivo y potencial.

1978 Montreal Villeneuve

Para 1979, los Ligier daban la sorpresa en las dos primeras fechas, al igual que Renault y sus motores turbo. Carlos Reutemann, quizás cansado del trato recibido por Forghieri y Ferrari, marcha a Lotus, ocupando el lugar dejado por el fallecido Peterson, al mando de “revolucionario” Lotus 80, que resultó en un fracaso. Su lugar en Ferrari sería ocupado por el sudafricano Jody Scheckter, con quien Gilles logró forjar una excelente relación como team mates y entregar a Ferrari su 6º campeonato de constructores, llevándose Scheckter el campeonato de pilotos por 3 puntos sobre el canadiense, quien lograría 3 victorias además de 4 podios en el 312T4, entre los cuales se destaca ampliamente el 2º puesto en el G.P. de Francia, luego de una épica lucha con René Arnoux.

1979 Zandvoort Villeneuve

1980, con los wingcars en su apogeo, se perfilaba como un mal año para Ferrari, la evolución de su modelo 312T con motor atmosférico no estaba a la altura de la competencia, erigiéndose los Williams como el equipo a batir de la mano de Alan Jones, quien resultaría campeón de pilotos y Carlos Reutemann, quien buscaba reescribir su historia luego del fiasco de Lotus; seguido de Brabham con un ascendiente Nelson Soutomaior Piquet junto al efímero  Ricardo Zunino y el discreto Hector Rebaque; Ligier y Renault. Villeneuve solo pudo cosechar 6 puntos, Scheckter solo 2, Ferrari quedaba en el fondo de la tabla, solo por encima de Alfa Romeo. Ante estos resultados, Jody Scheckter consideraba hecha su carrera como piloto y se retiraba del automovilismo para continuar como empresario y productor.

1980 imola

1981  pudo ser un calco de 1980, de no haberse dado la “rebelión” de Carlos Reutemann en el G.P. de Brasil, que significó el quiebre definitivo en el equpo de Frank Williams, del cual supo sacar provecho Piquet para meterse con su Brabham, in extremis, a lo mas alto de la tabla, logrando el primero de sus tres campeonatos. Era una nueva etapa para el equipo de Maranello, se presentaba el Ferrari 126CK, con motor de 1500cc con turbo. ante la partida de Scheckter, Ferrari se fija en el piloto de Ligier, un francés de ascendencia italiana: Didier Pironi.

1981 Didier Enzo Gilles

Ferrari tenía un Villeneuve que, entre la falta de fiabilidad de su coche y su estilo casi destructivo, lograba derribar un mito, al ganar de manera brillante en Mónaco y luego hilar a sus perseguidores en una fantástica victoria en Jarama, más alla de eso, solamente un 3º y 4º puesto en Bélgica y Canadá, luego de una performance de antología, en la cual corrió parte de la carrera casi a ciegas, con el alerón delantero volcado hacia su cockpit.

1981jarama final

1982 sería el epílogo del período de los wingcars. el accidente mortal de Patrick Depailler en un test su Alfa Romeo en Hockenheim, tenía en la mira la performance del esquema de alas invertidas que había hecho a los coches alcanzar velocidades escalofriantes en curva. Nadie se sacaba demasiada ventaja en resultados inmediatos. 10 ganadores distintos en 16 carreras. El campeón se erigió por consistencia mas que por numero de victorias, de hecho, Keke Rosberg lograba su único campeonato con una única victoria en el G.P. de Suiza, en Dijon Prenois.

Ferrari presentaba sus 126C2 a unos pilotos altamente motivados, los de Maranello perfilaban a llevarse toda la gloria. Sin embargo no sería hasta el G.P. de San Marino que se mostrarían como candidatos, en una carrera dominada en apariencia para el canadiense, quizás algo de egoísmo y falta de escrúpulos en Pironi hicieron que el francés opte por romper la orden de equipo y adelantar a un desprevenido Villeneuve, que vio en esa conducta un acto de traición, fue a reclamar ante el “comendatore” la impertinencia de Pironi, pero la postura indiferente del mandamás del equipo profundizó la crisis. Pironi pasaba a ser un compañero a ser un enemigo mas.

Gilles Villeneuve (CAN) & Didier Pironi (FRA) imola 1982

En ese estado de cosas, se llega al G.P. de Bélgica, en Zolder. Durante la clasificación, Villeneuve logra la pole provisoria, una vez en boxes, Pironi baja su tiempo, hecho que Gilles toma como una afrenta, sube a su coche presuroso en busca de reivindicarse, pero en la vuelta de calentamiento, entre su ímpetu y el desentendimiento con Jochen Mass al volante de su March, el canadiense toca la rueda trasera derecha del alemán, elevando al Ferrari 126C2 por los aires haciendo vueltas de campana y desprendiendo al piloto del habitáculo. a las 21 horas del 8 de mayo de 1982, moría en el Hospital de San Rafael de Leuven.

1982 belgian gp practice - gilles villeneuve (ferrari 126c2)

A su sepelio asistieron mas de doce mil personas, incluidos el primer Ministro de Canadá, el Gobernador de Quebec y el Alcalde de Montreal. Despedían a un verdadero héroe nacional.

En su honor, el autodromo de la Ciudad de Montreal, ubicado en la isla de Notre Dame fue bautizado con su nombre.

1979 kyalami podio

Desde aquel lejano 1982, su historia sigue despertando respeto y admiración.

Anuncios

2 comentarios sobre “GILLES VILLENEUVE: breve pero eterno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s