El alemán que estaba destinado a ser campeón del mundo

Bellof-USA-1984

Hoy recordamos a un piloto famosísimo, quizás muchos ya conozcan su historia. Pero sin dudas, esta leyenda del deporte merece ser mejor apreciada, sobe todo para las generaciones de jóvenes que nunca la han visto pilotar. Dejó a los fans de la época maniobras y carreras increíbles, que no pasaron desapercibidas por los dirigentes de os equipos grandes de la Formula 1.

El legado de Wolfgang von Trips estaba llamado a dar sus frutos. En 1984, los alemanes estaban seguros de que por fin tenían en sus manos a un piloto capaz de ser campeón del mundo.

Sin dudas fue uno de los pilotos con más talento tuvo la Formula 1 en toda su historia.

En 1980, tras arrasar en karting, se consagró campeón de la Formula Ford 1600 alemana, como si nada ganó en su temporada debut. Dio el salto a la Formula 3 alemana cuando ya se habían corrido dos carreras, eso no impidió quedar muy cerca del título en tercer lugar. De hecho, en su primera carrera había hecho la pole sacándole 2 segundos al siguiente, y fue el piloto con más poles ese año.

Muy bueno para ser verdad, Willy Maurer lo fichó para que corriera en su equipo de Formula 2. Éste, como devolviéndole la gentileza ¡ganó la carrera de su debut! en Silverstone y repitió hazaña la carrera siguiente en Hockenheim, hizo lo que nunca nadie había hecho antes. Maurer se convirtió en su manager, y a pesar de que su equipo sufrió muchos problemas de fiabilidad, quedó cuarto en la Formula 2, fantástico.

1983: Rumbo al superestrellato

En Porsche obviamente se dió cuenta su talento y lo fichó para correr prototipos. Para no creerlo: superaba a sus ocasionales y más experimentados compañeros Derek Bell, Jochen Mass y Thierry Boutsen. En la carrera ‘1000 km de Nürburgring’, rompió el record de vuelta del circuito, un 6:11.130, 5 segundos más rápido que la mejor vuelta entre sus compañeros (Mass), El mejor tiempo de un Formula 1 allí fue de Lauda en 1975: 6:58.30.

El 25 de octubre fue una fecha legendaria. McLaren probó a Ayrton Senna, Martin Brundle (que la rompieron en la F3 británica) y al joven alemán. El brasileño utilizó la evolución de los motores Cosworth DFV, más potente que los que Brundle y el alemán utilizarían; porque Senna tenía una prueba con Williams, y algunos equipos de Fórmula 1 lo querían en la temporada siguiente (Brabham y Toleman habían admitido interés por Ayrton a esas alturas).

Senna marcó un 1:14.3 versus los 1:14.6 del alemán y 1:14.7 de Brundle. Aunque por la tarde Senna bajó a 1:13.9 en el circuito de Silverstone. Brundle y el alemán decidieron fichar por Tyrell y Senna por Toleman. Los tres ascendían a la categoría reina del automovilismo. Algunos cuentan que McLaren quería fichar al alemán, pero por contrato con la tabacalera Rothmans, hubo un conflicto con Marlboro.

BELLOF ROTHMANS MARLBORO

Aquel piloto alemán tenía nombre y apellido: Stefan Bellof.

Su actitud: clave en su velocidad

Bellof claramente no estaba destinado a ser un piloto más, tenía una obsesión por romper el record de todos los circuitos o de mejorar sus marcas. Eso lo llevó a chocar en ocasiones cuando competía por el mundial de resistencia, que lo ganó luego en 1984.

“Bellof necesitaba un jefe de equipo que le apagase su enorme fogosidad. Pero nunca, ni siquiera en Ken Tyrrell lo encontró”. Opinó Derek Bell.

Aquel 1984 había ganado el mundial de resistencia y el German Racing Championship, pero sorprendió al mundo realmente en Formula 1, especialmente en el Gran Premio de Monaco.

Famoso por la lluvia y por aquel polémico final anticipado que -supuestamente- impidió que Senna se alzara con un sensacional triunfo con el Toleman sobre el Mclaren de Alain Prost, y que a la postre, a pesar de su victoria hizo que Prost perdiera el título ese año por medio punto.

Lo que muchos no cuentan, es que, impulsado por un Tyrrell con el único motor no turbo (como mínimo 150 a 200 hp menos) había un piloto que en la primera vuelta había adelantado a 5 coches… y fue avanzando hasta llegar al 3° puesto, donde adelantó a Arnoux de manera magistral metiendo su Tyrrell entre el Ferrari y la valla justo antes de llegar a Mirabeau. Su compañero de equipo Brundle, con ese auto tan malo no pudo clasificar para la carrera.

Cuando Bellof rodaba claramente 2 segundos más rápido que Senna y casi 3 de Prost, Jacky Ickx, director de carrera, suspendió el Gran Premio. Los expertos se habían dado cuenta de que Bellof había sido el héroe de la carrera. Una de las felicitaciones más importantes lo recibió de Luca Cordero di Montezemolo, quien le trasmitió la admiración que había sentido Enzo Ferrari al ver su impresionante andar bajo la lluvia… y firmó un precontrato con los italianos para correr en 1986.

Pero en los ‘1000 km de Spa’, su Porsche 956 perteneciente al equipo privado de Walter Brun no tenía la velocidad del 962 oficial de Jacky Ickx. Mass, compañero de Ickx iba liderando la carrera cómodamente. Pero cuando se hicieron los relevos, Stefan fue en busca de la punta… ¡hasta que alcanzo a Ickx! Luego de realizar varios intentos sin poder pasarlo, Bellof realizó su último adelantamiento imposible: en Eau Rouge se jugó por afuera, pero cuando intentó meterse por el hueco, se encontró con la férrea defensa del belga a 250 km/h. Ambos autos salieron fuera de pista, Ickx salió ileso y Stefan se nos fue aquel 1 de septiembre de 1985.

Bellof es una de las 7 estrellas del casco de Michael Schumacher. Cada estrella representa uno de los 7 grandes campeones del automovilismo que Michael admiraba.

Por @Rodree5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s